Aparatos de Gimnasia



¿Son eficaces los aparatos de gimnasia pasiva?

La gimnasia pasiva, como su nombre lo dice, se basa en ejercicios que no requieren un trabajo físico por parte de la persona que opta por este método, sino que el trabajo lo realiza unos aparatos de gimnasia pasiva. Estos equipos cuentan con un sistema de electrodos de bajo voltaje que permiten aplicar sobre glúteos, abdomen, piernas, etc. una descarga eléctrica que corrige problemas de depósitos grasos y flacidez.

Sin embargo, también es muy común escuchar que estos aparatos de gimnasia pasiva pueden hacernos bajar de peso y hasta elevar el tamaño de nuestros músculos. Todavía es muy controversial todo lo relacionado a la gimnasia pasiva. Existen diferentes teorías y aún no se ha llegado a una verdad universal con respecto a este tema. Por un lado, algunos especialista aseguran que esta gimnasia no puede hacernos perder grasa ni nos ayuda a desarrollar los músculos, si no que sólo los contractura por algunas horas. Asimismo, también reconocen que esta gimnasia puede ser considerada un método de fisioterapia. Al mismo tiempo, es sabido que los excesos a la exposición de descargas pueden ser peligrosos para nuestro cuerpo.

Por otro lado, es sabido que los ejercicios con aparatos de gimnasia pasiva tienen sus grandes ventajas. Se usa mucho esta técnica para tratar problemas estéticos como la celulitis y también como medio de rehabilitación para aquellos que tienen problemas de movilidad muscular, ya sea a causa de un accidente o de nacimiento, ya que, a partir de los impulsos eléctricos se estimula la contracción de los músculos. Además, los aparatos de gimnasia pasiva también ayudan a mejorar la circulación, reducen la retención de líquidos y estimulan la regeneración de tejidos dañados. También ayudan a otros problemas, como dolores cervicales y de espalda e inflamaciones.

El manejo de estos aparatos debe realizarse por profesionales para evitar el exceso, y de esta manera, se vuelve una gimnasia totalmente inofensiva. Tampoco debe aplicarse en mujeres embarazadas ni después de comer. Todos estos ejercicios deben ser, a su vez, acompañados por otros ejercicios físicos activos y por dietas especiales para asegurar un mejor resultado.

Los aparatos de gimnasia pasiva funcionan de la siguiente manera: se colocan electrodos en los músculos que se quiere trabajar. Estos electrodos se conectan a través de cables al aparato que emite la estimulación eléctrica. Entonces, sin ningún esfuerzo por parte del paciente, se produce la contracción de los músculos. Además de la gimnasia pasiva por electroestimulación, también existe la gimnasia pasiva mecánica, que consta de unos aparatos específicos que ayudan la movilización del cuerpo. Esta gimnasia, a diferencia de la estimulada a partir de electrodos, se orienta más a la rehabilitación de las articulaciones.

Existen aparatos de gimnasia pasiva que puedes maniobrar por ti misma sin necesidad de recurrir a un profesional, que, por lo general, son muy publicitados en infomerciales. En el caso que adquieras uno de estos equipos, debes seguir las instrucciones con gran afán para evitar excesos que puedan poner en riesgo tu salud.